Recomendaciones para vestir casual y no morir en el intento.

Para aquellos hombres que no tienen claro qué es vestir casual, es importante saber que son prendas que se usan con el objetivo de lucir informales, descomplicados, en situaciones como ir a la universidad, cine, a bailar, a cenar, entre otras, sin dejar de verse y sentirse bien vestidos.

También es indispensable tener en cuenta que usar ropa informal no quiere decir que el aspecto no sea el más indicado, sino por el contrario, nos permite ser elegantes, descomplicados, frescos, marcar nuestro propio estilo y lo mejor es que se puede usar en cualquier ocasión (siempre y cuando la etiqueta no indique lo contrario).

Por otro lado, hay que tener en cuenta que antes de ponernos un outfit informal hay que sentirnos con mucha seguridad y originalidad. Es primordial que todos los hombres elevemos nuestro autoestima y nos creamos personas distinguidas que sabeos sonreír, dialogar y jugar el papel de ser chic, para lograr encontrar un equilibrio entre lo cómodo, la versatilidad, la talla y el estilo.

Expertos en el tema nos hacen algunas recomendaciones para ingresar en el mundo de la moda casual.

Los zapatos hablan por ti: usar zapatos limpios, con colores acorde a lo que se lleva puesto. No solo las mujeres son las que deben tener buenos zapatos y diferentes estilos, sino que también es importante que los hombres lo pongamos en práctica ya que ellos son los que resaltan nuestra personalidad.

Escoger el momento indicado para vestir las prendas: el uso de las sudaderas o ropa deportiva debe ser solo para ir al gimnasio o salir hacer deporte, evitar usarlas cuando vamos a una cita, al trabajo, a cenar, etc.

Fijarse en los detalles: No usar camisetas con mensajes publicitarios para salir de casa. Te pueden confundir con una valla publicitaria.

Combinar colores: Las medias siempre tienen que ser del mismo color del pantalón y los zapatos.

Ropa holgada: evitar usar ropa que no sea de tu talla.

Salir de lo monótono: Usar colores diferentes a los que utilizas constantemente en tus camisas o pantalones, sin caer en el error de ponerte trajes con colores excesivamente llamativos.

No limitarse: siempre hay que tener en cuenta que el clima de la ciudad nos ayuda en ocasiones a usar diferentes estilos de prendas, razón por la cual evitar usar solo pantalón y camisa, sino que también se puede dar uso a otras prendas como chaquetas, bufandas, buzos en algodón, etc.

Ser observador: cuando estés caminando por la calle, observa a la gente, mira su ropa y su combinación.

Buen estado: Uno de los elementos que más sobresale son los colores, texturas y formas. Evita salir de casa con prendas en mal estado como: agujeros, manchas y desgastadas por el sol.

• Por último, no salgas de compras solo, ve con alguien que te ayude a ver qué prendas van acorde con tu estatura, talla y estilo, invita a una amiga de confianza, novia o esposa, ella será la más adecuada para dar una opinión verdadera.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos.